Los diálogos con las parejas

Queridos amigos, parejas, amigos de la iglesia y creyentes en Dios:

Porqué hay que dialogar entre una pareja?

Los matrimonios que estamos al cuidado de estos diálogos creemos firmemente que las parejas deben estar unidas por el amor que se procesan. Tenemos muchísimo interés que el matrimonio tanto civil como religioso y los que viven juntos con un compromiso firme de amor, tengan una continuidad para toda la vida. No queremos pensar en el grave problema que plantea la separación.

Escoger los temas más importantes para colaborar en la mejor convivencia de los dos conyugues es la fuerza que nos impulsa a intentar que la pareja antes de su compromiso de casamiento o compromiso de amor, se haya planteado, hablado en reunión con otras parejas que van a casarse con la finalidad de abrir dudas o replantearse situaciones de pareja para que no sean obstáculo en el caminar de su vida amorosa.
Los matrimonios del CPM estructuran unas sesiones que varian según las posibilidades. Se realizan sesiones de diálogos entre 3 y 6 dias, con 2 horas por dia, asi como sesiones intensivas de 1 dia completo, que pueden ser de unas 8 horas.(Este último se realiza en algunas parroquias)

El CPM cuenta con una experiencia de mas de 50 años en  Catalunya y ello ha llevado a escoger los siguientes temas para el diálogo. Un apunte aparte nosotros no hablamos de CURSILLO dado que no hacemos lecciones magistrales, la riqueza de la reunión está en la diversidad de las opiniones que presentan las parejas asi como alguna orientación que puede introducir el matrimonio acogedor en base a su propia experiencia de pareja casada de bastantes años.

La mayoría de grupos acogedores del CPM adopta los siguientes temas:

  1. Psicologia de la pareja
  2. El amor
  3. La sexualidad
  4. Los hijos
  5. La colaboración a la sociedad
  6. La fe i el sacramento del matrimonio (para el casamiento religioso)
  7. La espiritualidad de la pareja ( para el casamiento civil o compromiso de pareja)

ADJUNTAMOS NUESTRO FOLLETO DE
¿QUE SON LOS DIÀLOGOS PRE MATRIMONIALES PARA EL CASAMIENTO POR LA IGLESIA?
Para los casamientos civiles o compromisos de pareja ir a la página:
Somos pareja. Queremos mejorar.

El CPM tiene la misión de acompañar a las parejas en el crecimiento de su amor y de su fe, con vistas a la vivencia adecuada del sacramento del matrimonio y a la constitución de una pareja y una familia que tiendan a la realización del espíritu evangélico. Esta misión, entendida dentro del conjunto de la gran misión de la Iglesia en el mundo de hoy, está en la base de la opción del CPM respecto al espíritu, a la actitud, a la apertura y al método adecuado del trabajo con las parejas de novios. Esto es lo que nos define. Las técnicas concretas valen sólo en la medida que aplican este espíritu fundamental y característico del CPM.

1. ACTITUD: LA ACOGIDA No es solamente un signo de buena educación, que ya sería mucho. La actitud de acogida responde a una mirada de fe sobre la situación real de los novios y se enraíza en la misión de la Iglesia que está llamada no a condenar, sino a salvar. La actitud de acogida tiene diversos componentes: – Apertura – Comprensión – Paciencia – Espíritu crítico y de búsqueda – Aceptación del pluralismo.

2. MÉTODO: EL DIÁLOGO El CPM quiere acompañar a los novios hacia una actitud que ponga en crisis las ideas y los comportamientos y que busque, en verdad, los valores evangélicos del amor y de la fe según los cuales habrá que afrontar el inevitable pluralismo actual. Este objetivo sólo se puede canalizar con un método: el diálogo. Es la opción básica del CPM: el diálogo de las parejas entre ellas y con los casados y el consiliario. El diálogo puede definirse como «escuchar y hablar adecuadamente». – «Escuchar adecuadamente» quiere decir: . Estar abierto al otro, dispuesto a entender y a valorar sus posiciones. . Saber formular las preguntas de manera que el otro se exprese. . Tender a comprender las razones de su opinión y el ámbito de su experiencia. – «Hablar adecuadamente» quiere decir: . Expresarse con claridad, sinceridad y objetividad. . Estar dispuesto a aceptar el propio error, la propia parcialidad, el propio engaño. . Expresarse de manera sencilla, acogedora, respetuosa. . Ayudar al otro a reflexionar, revisar, buscar, valorar la verdadera vida, animarse a vivirla.

3. LA TEMÁTICA El CPM trata los diversos aspectos de la vida de pareja y de familia alrededor de siete temas: psicología de la pareja, amor, sexualidad, procreación-hijos, dimensión social de la familia, fe y sacramento del matrimonio. El CPM opta por empezar tratando los temas relacionados más directamente con la pareja. Por razones prácticas, en primer lugar, porque en estos temas es más fácil la relación con las parejas; y en segundo lugar, por razones más profundas, como el evitar la discusión abstracta sobre la fe y abrir así el camino a una comprensión evangélica del amor, la sexualidad y la familia. Esta es, pues, la visión coherente de los temas y su orden: el punto de partida es la pareja, con la manera de ser de él y de ella (1), unidos por el amor (2), siguiendo con la sexualidad, como manifestación privilegiada del mismo (3), con el fruto del amor que son los hijos (4); considerando que la familia vive inmersa en el mundo, que ella necesita y que la necesita a ella (5), yendo así a parar al tema de la fe, que da el pleno sentido al amor de la pareja (6), celebrado por el signo sacramental de la presencia de Jesucristo Salvador (7). El CPM ha trabajado siempre a base de siete temas, porque acumula en un solo estudio la fe y el sacramento. Es muy difícil el estudio satisfactorio de estos dos temas en un solo capítulo, y por eso mismo se recomienda desglosarlos y adoptar el esquema de siete temas.

4. LAS SESIONES DE DIÁLOGO – Las sesiones de diálogo se hacen por grupos de novios con un matrimonio y el Consiliario CPM, que les acompaña durante todo el cursillo. – El número ideal de personas por grupo -parejas y miembros CPM-, es de un mínimo de ocho y un máximo de catorce. Menos de ocho y más de catorce, dificulta mucho el diálogo.

– Si hay posibilidad, es bueno tener un encuentro inicial, una sesión de presentación, par romper el hielo de la relación y comunicación entre todos los participantes, para comentar con los novios lo que esperan -y quizás temen- del curso, y para explicar el proceso, la temática y sobre todo, el método de los diálogos CPM. – Lo ideal es dedicar una sesión de diálogo a cada uno de los temas; la situación de los novios puede hacer aconsejable unir fe y sacramento en un solo encuentro; o sea que son seis o siete sesiones el cursillo-tipo del CPM. – La duración normal de un diálogo suele ser de unas dos horas. – Es conveniente dejar el máximo espacio de tiempo posible entre sesión y sesión para que las parejas las puedan comentar con tranquilidad; una por semana sería lo ideal. – Cada centro ha de ver que número de encuentro es más adecuado según las posibilidades de las parejas y de los matrimonios. Si hay que reducir el número, conviene juntar dos temas afines en una sola sesión (psicología-amor, sexualidad-hijos), en vez de anular un tema. – No es muy conveniente reducir demasiado el número de sesiones; sólo a partir de cuatro o cinco encuentros se logra un clima de distensión y cordialidad, apto para ayudar a la comunicación más profunda. También basándonos en este punto, un número suficiente de encuentros crea una relación que facilita un posible trabajo después del curso.

Hace falta que os pongáis en contacto con la parroquia de cada uno de los novios como mínimo tres meses antes de fijar una fecha de la boda para concretar las diversas cuestiones prácticas. El expediente del matrimonio se hace en una de vuestras dos parroquias, en principio la de la novia.
DOCUMENTOS NECESARIOS PARA PREPARAR EL EXPEDIENTE MATRIMONIAL
Partidas de Bautismo de los contrayentes (en la Parroquia en la fuisteis bautizados)
Partidas de Confirmación de los contrayentes (en la Parroquia en la fuisteis confirmados)
Certificado literal de Nacimiento de los contrayentes (en el Registro Civil en el que estéis inscritos)
Fotocopias del D.N.I. de los contrayentes (en vigor) Certificado de haber realizado el Cursillo Prematrimonial. Testigos: además deben ir dos testigos, con sus DNI, que conozcan desde hace tiempo a los contrayentes, sean mayores de edad y no sean familiares de los novios. – La parroquia os ofrecerá a la preparación de vuestro matrimonio.